Saltar al contenido

¿Cómo hacer una raclette sin la máquina?

como hacer raclette sin maquina

Si no dispones de un aparato eléctrico de raclette no te preocupes, puedes hacer este fantástico plato suizo igualmente.

Es cierto que una máquina de raclette facilita enormemente la realización de la receta, ya que se consigue fundir el queso de una manera sencilla y fácil, sin tener que preocuparnos en exceso. Aquí puedes ver más sobre el queso raclette.

Pero no hay problema, te presentamos una serie de consejos para que puedas igualmente hacer una raclette sin máquina.

Consejos para hacer la raclette sin el aparato

En su origen la raclette era una forma de añadir queso al resto de ingredientes de la comida por parte de los pastores de los valles suizos.

Es decir, no existían en esa época las actuales planchas-grill de raclette.

Únicamente lo que hacían era arrimar el queso al fuego y cuando éste empezaba a fundirse raspaban con un cuchillo u otro elemento punzante vertiendo el queso sobre el resto de ingredientes, ya fuera carne, embutidos o las patatas.

Por tanto, como verás es bastante sencillo imitar la receta original de la raclette sin máquina.

3 formas de hacer raclette sin tener que comprar la maquina

3 formas de hacer raclette sin tener que comprar la máquina

  • Utilizar la plancha

Podemos colocar el queso encima de la plancha hasta que se vaya reblandeciendo, teniendo cuidado de que no se pegue a la placa, pues si no será difícil eliminar el queso pegado.

  • En el microondas

Muy fácil de utilizar. Colocamos en un plato el queso y accionamos el electrodoméstico. El queso se reblandecerá a nuestro gusto y una vez fundido ya podremos mezclarlo con las patatas y con el resto de ingredientes.

Recomendamos no activarlo durante más de 20 segundos, pues se quedará demasiado blando.

  • Al baño maría

La técnica sería poner una olla con agua caliente al fuego, y dentro de esta olla un cazo con el queso dentro. Esta técnica persigue calentar sin que el producto se queme.

Si realizas bien la técnica el agua caliente debe tomar ligeramente el cazo provocando el calor suficiente para que el queso se vaya reblandeciendo sin derretirse completamente.

Es mejor retirarlo a los pocos minutos que no arriesgarse a que se derrita completamente.

Una vez en la mesa sería conveniente que el cuchillo utilizado para rascar el queso lo calentemos con agua caliente para facilitar la labor.

Si no quieres complicarte compra una de nuestras raclette en oferta

Última actualización el 2019-02-22 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados